Profundidad de color, 8 bits y 16 bits. ¿Para qué?
A menudo hablamos de la profundidad de color de un formato de archivo, para indicar su calidad, la información que este contiene o la capacidad que un tipo de fichero tiene para su posterior edición. En ese momento se empieza a hablar sobre los bits por canal que tiene el formato determinado (8, 16 o 32 bits). Básicamente podemos definir la profundidad de color de una imagen haciendo una analogía con la pintura. Es el equivalente a la paleta de colores de la que dispone un pintor. Cuantos más colores y tonos de color disponemos más suave serán las transiciones de color o degradados. Con lo que tendremos más precisión para definir un color, tendremos más gama de valores de luminosidad y evidentemente tendremos más margen de ajuste para editar o ajustar una imagen, si es necesario.
Para acceder a esta publicación, debes comprar la *Suscripción Avanzada, Suscripción Express, Suscripción Pro, Suscripción gratuita or Curso de Capture One: Ajustes de Retrato con curvas, uniformidad de piel y capas* o acceder con tu usuario *Log in* (si ya la adquiriste anteriormente).
Ir arriba